¿Por qué hay tanta gente que paga su amargura con l@s camarer@s?